Neurocobranza

Por Arnaldo Corona. Autor del curso Neurocobranza.

 

En este curso simplemente le proporcionaremos nuevas herramientas que le van ayudar a convencer al cliente.  Lo vamos a enseñar a comunicarse con el sistema cerebral del cliente para lograr su objetivo. Para ello debemos conocer que son las Neurociencias y cómo podemos utilizarlas.

“La Neurociencia, con su capacidad de enlazar la biología molecular y los estudios cognitivos, ha hecho posible que se empiece a explorar la biología del potencial humano, que podamos entender qué nos hace ser lo que somos” Eric Kandel (Premio Nobel Medicina 2000).

Si queremos ser más eficientes en la cobranza a clientes debemos pensar que vamos a atender a seres humanos que cuentan con un cerebro y que actúan de acuerdo a lo que piensan, a lo que sienten, a lo que ven, a lo que oyen y a lo que perciben con todos sus sentidos.  Si mejoramos nuestra forma de entender esa percepción podremos enfocarnos a mejorar nuestra forma de actuar para tener una mejor comunicación.

 

«Comprender cómo funciona el cerebro, las conductas y emociones de sus deudores le proporcionará herramientas eficaces para la gestión de cobros en su empresa»

 

 

Dentro del curso encontrará respuesta a:

  • Dónde radica la importancia del área de cobros en una organización.
  • Cuáles son los pasos de un proceso de cobros así como las técnicas y estrategias actuales.
  • Cómo clasificar a los deudores. Cómo identificar sus diferentes modelos de conducta.
  • Qué actividades debe realizar todo gestor de cobros.
  • Qué son las neurociencias y porqué son importantes para mejorar la efectividad en un proceso de cobro.
  • Cómo aplicar la PNL y la Inteligencia Emocional en todo proceso de cobro.
  • Cómo aplicar estrategias de Sun Tzu y de ajedrez en los procesos de cobro.
  • Cómo identificar los diversos tipos de conflicto que pueden generarse en una situación de cobro.
  • Cómo definir nuestras estrategias para neuronegociar con el deudor.
  • Cuáles son las principales características que debe tener un neurocobrador.