El control dinámico de los costes en la Construcción

Por Josep Gassol y Alejandro Fornt. Consultores del curso Especialista en el Análisis y Control de los Coste en Construcción.

Las empresas promotoras tienen una muy alta necesidad de financiación por el alto coste de los proyectos que acometen, lo que ha conducido a la progresiva implantación de un férreo control de costes a fin de evitar sorpresas inesperadas en el momento de calcular el resultado final de la promoción.

La inversión tan elevada que necesitan las promociones hace que el factor tiempo, que en otros sectores es un actor secundario, aquí se convierta en uno de los actores principales y es preciso hacer todo lo posible para conseguir que la promoción se mueva entre los parámetros establecidos en el estudio de viabilidad previo. De nada nos servirá un control presupuestario basado en una visión estática del negocio, con un gran análisis de los capítulos y partidas de obra, si no somos capaces de anticipar el cobro de los contratos de clientes y la disposición hipotecaria e intentar retrasar al máximo, siempre dentro de la legalidad, los pagos a las administraciones y a los industriales.

En consecuencia, lo más recomendable es elaborar un estudio de viabilidad dinámico desarrollado desde los presupuestos cerrados con los industriales y el coste de adquisición del terreno y, a partir de aquí, distribuir en el tiempo todos los costes que vamos tener en la promoción y también los ingresos. Es imprescindible un cálculo realista de todas las variables. La descomposición en el tiempo de costes e ingresos nos dará también un presupuesto de tesorería que nos permitirá anticipar las posibles tensiones y rentabilizar los excesos.

El concepto de control va mucho más allá de comparar, tras la finalización de la promoción, el resultado inicialmente previsto con el finalmente obtenido y, como podemos intuir, va también más allá del uso de determinadas técnicas y herramientas contables que nos pueden ayudar a conseguir nuestros objetivos. El concepto de control se basa sobre todo en la gestión y en la capacidad de las personas de incidir en el resultado si disponen a tiempo de la información precisa, y la contabilidad de gestión con todas sus técnicas es una herramienta que la empresa pone a su disposición para garantizar este objetivo.

Queda claro que la implantación de un adecuado sistema de control de costes puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso, especialmente en momentos como el actual, pero también incluso en épocas de bonanza económica sirve para maximizar los beneficios a la vez que permite obtener una visión global de todos los factores que interrelacionan en una promoción inmobiliaria.